6 jun. 2009

Katy Perry, al ataque

Katy Perry se defiende de sus críticos


La cantante no acepta las etiquetas y desmiente que use su música para enviar mensajes ocultos

ESTADOS UNIDOS.- Nadie le pidió una explicación pero Katy Perry ya se defiende de sus críticos: “No soy una estúpida estrella de pop perdida en una isla”.

Tan sólo con un disco en el mercado consiguió hacer una gira mundial por 50 ciudades incluyendo la Ciudad de México, y afirma enfática: “No me creo una feminista, y mis líricas pueden causar controversia porque a la gente le gusta vivir de forma ‘políticamente correcta’. Sólo soy quien soy, y eso me gusta reflejar en mi música”.

Efectivamente, su popularidad reposa mayormente en la provocación gratuita e inofensiva. La canción I kissed a girl escandalizó las buenas conciencias, sobre todo cuando la cantante (que apenas había cumplido 24 años) reveló haberse inspirado en una amiga de la infancia para componer dicha canción. “Durante mi adolescencia me obsesioné con otra chica”, señaló.

Sin embargo, el tema pecaba de inocencia porque los versos de la letra en realidad hablaban de una travesura de la que pedía perdón como si se tratara de un pecado: “Besé a una chica sólo por probar / espero que mi novio me perdone / me siento mal / me siento bien”.

El asunto incluso fue tomado como una ofensa por los activistas de grupos homosexuales. “Los grupos gay creen que promueve una mirada heteronormativa sobre el deseo lésbico, que resulta rentable por ser atractiva para los varones”, según relató una noticia llegada desde Nueva York en la víspera de su visita a México.

Ella se defiende: “La canción no es acerca de la orientación gay o heterosexual, sino sobre la curiosidad que tenía y creo que otras personas también tienen, por las chicas”.

Piensa en lo que viene

Katy Perry ya adelantó algunos detalles de su siguiente disco. “El segundo álbum es muy importante para mí porque creo que mostrará si realmente estaba hecha para hacer esto o si sólo tuve suerte”, declaró a la revista de música Rolling Stone en su edición para Estados Unidos.

De hecho fue bastante sincera al aceptar que su idea es mantener el mismo estilo popero que la hizo famosa con su primer disco y que las letras seguirán la línea de la autobiografía sentimental con toques provocativos: “Son canciones sobre los problemas y éxitos emocionales que he vivido durante los últimos meses”, dijo en referencia obviamente al asunto de haberse peleado y luego reconciliado con su novio Travis McCoy.

Alguna vez, Perry se definió como una “chica atómica”. Fue precisamente durante su visita a México cuando también habló sobre la polémica que causa su presencia en algunos sectores de la sociedad: “La gente odia ciertas cosas y al querer dañarlas, las promueve. Así fue con mi primer disco (One of the boys). La crisis económica mundial, las elecciones en Estados Unidos y la guerra son temas escabrosos, y entonces me dan un encabezado en las noticias. No entiendo por qué, pero tampoco voy a pelear, algunas personas no entienden las ideas de una chica atómica (risas)”.
Atómica o no, Katy Perry sabe que se ha convertido en un personaje tipo Lolita, de esos que tanto fascinan y escandalizan: “Estoy obsesionada con la película, no la de blanco y negro sino de la color. Me identifico con esa niña dulce que al mismo tiempo puede ser muy sexy”.

Su frase:
“Sólo soy quien soy, y eso me gusta reflejar en mi música”

No hay comentarios: