28 may. 2009

Miley Cyrus y sus exitos como estrella juvenil

"Con sólo once años descubrí que quería hacer la película de Hannah Montana"




Cuando oye la frase lo mejor de ambos mundos, ¿piensa en un interesante concepto del dualismo que Denota oposición binaria metafísica? ¿O canta: ?consigues lo mejor de ambos mundos, relajada, tomándotelo con calma y después sacudiendo el escenario?

Si es lo último, está claro que reconoce el tema musical Best of both worlds de la serie de televisión HannahMontana y título de la película de conciertos de Miley Cyrus/Hannah Montana, su primera aventura en la gran pantalla. Y se moriría por haber estado en el Odeon de Leicester Square el 23 de abril para el estreno de su segunda película:Hannah Montana: la película. El auditorio de 1.700 butacas estaba abarrotado de chiquillos de 8 a 12 años (posiblemente el perfil demográfico más significativo para el marketing en estos momentos), con varios miles más aferrados a las vallas en el exterior.

Increíblemente, esperaron sentados con paciencia, comiendo palomitas durante una hora mientras la mecánica de un estreno de cine hizo sonar la claqueta de acción, con promociones de películas futuras en Disney Channel (más sobre eso después), hasta que en la parte de atrás surgió un extraño ruido que comenzó como un brote de gemidos ahogados involuntarios, creció hasta convertirse en el grito de buitres sobre la carroña y después empezaron a formarse las palabras... ¡Diosmío, Diosmío, Dios mío....! ¡EsMiley!?. Y estalló un auténtico alarido a pleno pulmón, digno de la beatlemanía: ?¡Miley! ¡Miley Cyrus! ¡Miiiiileeeeeey!?. Allí estaba ella, avanzando hacia el escenario en un vestido estrecho plateado deHervé Léger: Miley Cyrus, de 16 años, el personaje de Miley Stewart/ HannahMontana, la estrella del pop, la televisión y el cine más famosa del mundo, todo ello en un envoltorio mono de chica rural de Tennessee. Pero es más que la estrella del pop, la televisión y el cine porque va camino de convertirse en una de las marcas demayor éxito del planeta.

Por culpa de una peluca

En la serie, es Miley Stewart, una estudiante feúcha de instituto de día que de noche se transforma en la estrella del pop más famosa del mundo, Hannah Montana,conel sencillo recursodeponerseunapeluca rubia. Es una comedia boba, con un hilo argumental sobre Hannah tratando de promocionar un perfume que le da arcadas o queriendo ocultar un granito en una valla publicitaria con un retrato suyo enorme. Por lo general, las monerías de Hannah llevan a Miley a decepcionar a sus amigas del instituto y el mensaje básicamente es: tus amigos son más importantes que ser súper famoso. La película sigue el mismo patrón. Miley Stewart ha empezado a comportarse como una diva estrella del pop y su papá encarnado por su padre verdadero, el cantante Billy Ray Cyrus, intérprete de Achy breaky heart la lleva de vuelta a casa para enseñarle las viejas costumbres delcampo.

Una mina de oro

Es una idea sencilla, aunque si nos ponemos a analizar las cifras de Hannah Montana, los números se vuelven tan colosales que parecen más una discusión sobre la deuda nacional británica. En 2007, el doble álbum Hannah Montana 2/Meet Miley Cyrus empezó en el número uno de los 200 principales y permaneció durante 12 semanas consecutivas entre los cinco primeros puestos. El último doble álbum que había logrado tal hazaña fue Songs in the key of Life de Stevie Wonder hacemás de 30 años.

LA línea de ropa de Miley fue todo un éxito de ventas en Macy?s cuando apareció en 2006, de su video juego se han vendido 1,7 millones de unidades en Estados Unidos, los DVD han alcanzado los cinco millones de copias y de la combinación de primera novela/ autobiografía (recordemos que tiene 16 años) se han vendido alrededor de 30 millones de copias en todo el mundo.El año pasado apareció en la lista de las 100 personas más influyentes del mundo de la revista Time, y Forbes la situaba en el número 35 de Los famosos más ricos, con más de 25 millones de dólares.

La serie televisiva Hannah Montana tuvo una audiencia internacional de 200 millones en 2008.

En marketing, a los niños de ocho a doce años que abarrotaban aquella sala se les llama tweens y, durante los últimos cuatro años, se han convertido en maná caído del cielo para marcas en apuros y compañías de medios. Curiosamente, la palabra tween la acuñó JRR Tolkien junto con otras creaciones ligeramente peor paradas como silmarillion o tengwestie, y tenía que ver con los hobbits. Los tweens son una función del escalofriante acrónimo de marketing KGOY (niños que maduran antes), que se refiere a un chaval de diez años que piensa como un adolescente.

El año pasado, el mercado preadolescente sólo en el ReinoUnido estaba valorado en unos 20.000 millones de libras y parece prácticamente a prueba de crisis. Podemos deshacernos de la mascota, cambiar el coche y vender las joyas para llegar a fin de mes, pero ¿quién va a privar a su hijo en primaria de un artículo de estatus crucial en el recreo? Para de mostrarlo, las ventas internacionales de Disney Consumer Products, que gestiona casi todo el merchandising de Miley, pasaron de 400 millones en 2007 a 2.700millones en 2008.

Disney se pone las botas

Hannah Montana y su cohorte de Disney Channel, desde High School Musical hasta Camp Rock ?Zac Efron, Jonas Brothers y Cheetah Girls en realidad llegaron relativamente tarde a la fiesta tween. Adam Sanderson, vicepresidente senior de marketing de marca del grupo Disney-ABC, se incorporó a la organización hace doce años cuando acababa de cerrar Mickey Mouse Club, caldo de cultivo de Justin Timberlake, Britney Spears y Christina Aguilera. Se había fijado en que las retransmisiones de conciertos en directo de estas estrellas atraían enormes audienciasalacadena, peroacababanganandomucho más para sus casas discográficas. Después, Disney se mojó los pies en la programación preadolescente con LizzieMcGuire, protagonizada por una desconocida Hilary Duff, seguida de Raven para, a continuación, dar con el filón de oro de Hannah y High SchoolMusicalen2006.

Disney tenía el guión de Hannah Montana en 2004 y estaba buscando a la protagonista perfecta, una vecinita de al lado capaz de maquillarse a lo grande para la transformación Miley-Jekyll/Hannah-Hyde. Cyrus se presentó a la audición para el papel con once años, pero la rechazaron por ser demasiado joven e inexperta.Un año después, Disney seguía buscando Miley insistió, ofreciéndose incluso a pagarse el billete de avión a Burbank para presentarse de nuevo. Al final, pese a su falta de experiencia como intérprete profesional, se llevó el papel. Después de conseguirlo, Billy Ray se presentó al papel de suadre, RobbyMiley, y formaba parte del panel que día el casting.

La he conocido en la trastienda de un establecimiento Disney en Oxford Street, mientras se preparaba para presentarse ante sus fans. Es serena, casi regia y habla con una mesura que prácticamente no altera su expresión facial. Billy Ray se sienta a su lado, pero no dice una palabra. Le pregunto por qué tenía tantas ganas de conseguir el papel. Creo que vi la gran foto, es decir, que quería hacer una película, explica de sí misma con once años. Me encanta la comedia, pero también sé que quiero hacer otras cosas y estome ha dado una oportunidad fantástica.

Creo que es lo que Dios quería que hiciese y por eso ha sucedido. ¿Se siente alguna vez como su álter ego, relajada, tomándoselo con calma y des pués sacudiendo el escenario Sonríe. No me habría gustado mi música cuando era más joven porque fui una niña bastante rara. Me gustaba Johnny Cash, John Lennon y gente así. Pero entiendo por qué llega a la gente, es algo con lo que cualquiera puede identificarse, ¿sabes?. ¿Cómo se identifican?

Todo elmundo tiene un sueño, algo que les gustaría hacer en algún momento, explica tranquilamente. Pero también veo que les preocupa perder la normalidad, dejar de ver a sus amigos o pensar que no pueden hacer algo. Esto demuestra que pueden. Después de esto voy a hacer la película The last song con Nicholas Sparks, que la escribió paramí. Es un papel muy profundo, oscuro, el tipo de película que siempreme ha gustado en realidad.

No hay comentarios: